¿ Por qué el caballo ?

Los caballos son animales grandes, que pueden incluso imponer. Interactuar con él supone que accedamos a recursos internos, a veces desconocidos. También supone utilizar la comunicación no verbal dado que interactuamos con nuestro cuerpo.

Desde hace siglos, el caballo forma parte de nuestra historia y su vida social se parece a la nuestra: vive en manada, en la cual hay una jerarquía, entre ellos crean relaciones afectuosas… por eso solemos hacer muchas proyecciones en él.

Desde hace siglos, el caballo forma parte de nuestra historia y su vida social se parece a la nuestra: vive en manada, en la cual hay una jerarquía, entre ellos crean relaciones afectuosas… por eso solemos hacer muchas proyecciones en él.

– Los caballos son presas, por lo tanto son muy sensibles a todo lo que les rodea dado que es su manera de sobrevivir. Son capaces de sentir los cambios del ritmo cardíaco de sus congéneres pero también de los humanos.

– El caballo no juzga, no le interesan nuestros orígenes, nuestro trabajo, nuestro estatus social o nuestra apariencia. Simplemente va a revelar nuestro estado emocional de una manera muy honesta.

– Estar acompañados de caballos, como de otros animales, puede tener efectos benéficos para nuestro bienestar.

Por todas estas razones, gracias a la ayuda de estos animales, podemos desarrollar una mayor inteligencia emocional y ser auténticos (ser realmente nosotros mismos y no lo que la sociedad, el sistema, la familia… quieren que seamos).

THAOS – código deontológico del práctivo visionpure